top of page
  • Pau Iglesias Rodríguez, Arquitecte

Gas Radon


El gas radón es un gas radiactivo que se forma de forma natural a partir de la desintegración del uranio en el suelo. Es inodoro, invisible e insípido, lo que significa que no puedes detectarlo sin utilizar equipos especializados. Este gas puede filtrarse a través del suelo y acumularse en el interior de los edificios, especialmente en las plantas bajas y sótanos.


La exposición prolongada al gas radón puede resultar perjudicial para la salud humana. La inhalación de radón aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, especialmente en fumadores, ya que los componentes radiactivos del gas radón pueden ir a las células pulmonares.


Para protegerse de la exposición al gas radón en edificios de viviendas, se pueden tomar las siguientes medidas:


1. Realizar una prueba de radón: Es recomendable realizar una prueba de detección de radón en el edificio para determinar los niveles de concentración del gas. Esto puede ser realizado por profesionales especializados o puedes adquirir kits de detección de radón para hacerlo tú mismo.


2. Ventilar adecuadamente: La apertura de ventanas y puertas para permitir la circulación de aire fresco puede ayudar a reducir los niveles de radón en el interior del edificio. Asegúrate de que el edificio disponga de suficiente ventilación natural o considera la opción de instalar un sistema de ventilación mecánica controlada.


3. Impermeabilizar el suelo: Una forma eficaz de prevenir la infiltración del gas radón es sellar las fisuras y aberturas en el suelo del edificio. Esto puede evitar que el gas radón se desplace hacia el interior del edificio.


4. Considerar sistemas de extracción de radón: En casos en los que los niveles de radón sean significativamente altos, puede ser necesario instalar un sistema de extracción de radón. Estos sistemas utilizan ventiladores para evacuar el gas radón del edificio y reducen así los niveles de concentración.


5. Consultar con profesionales: En situaciones complejas o en edificios nuevos, es recomendable consultar con profesionales como arquitectos o ingenieros especializados en seguridad y salud para obtener asesoramiento específico sobre cómo mitigar los niveles de radón.


Es importante tener en cuenta que los niveles de radón pueden variar en función de la ubicación geográfica y las características del suelo. Así, el mejor enfoque para la protección contra el gas radón depende de las condiciones específicas de cada edificio.


1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page